Publique en esta revista
Información de la revista

Uno de cada cinco pacientes adultos presenta niveles elevados de troponina después de cualquier cirugía

Compartir

Circulation · 25 octubre 2021 08:00

Alrededor del 20 por ciento de los adultos que se someten a una cirugía mayor no cardiaca tienen niveles elevados de troponina, aunque casi todos ellos no presentan síntomas de lesión, según una nueva declaración científica de la Asociación Americana del Corazón (AHA).

Las personas con factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial y la diabetes tipo 2, así como las que padecen apnea del sueño, anemia, insuficiencia cardiaca congestiva o son mayores de 75 años, deben ser vigiladas para detectar la elevación de las enzimas cardiacas después de la intervención quirúrgica con el fin de mejorar los resultados, según la nueva declaración publicada en Circulation.

Las concentraciones elevadas de troponina en sangre indican un daño cardiaco consistente, como se observa en la lesión miocárdica después de la cirugía no cardiaca (MINS, siglas de Myocardial Injury after Non-cardiac Surgery).

La MINS, descrita por primera vez en 2014, es un diagnóstico clínico relativamente nuevo. Aunque se produce en uno de cada cinco pacientes que se someten a una cirugía mayor no cardiaca en régimen de internado, alrededor del 90 por ciento no presentan síntomas identificables, lo que es claramente diferente de los infartos no relacionados con la cirugía. La ausencia de síntomas puede deberse a la sedación, la anestesia o los medicamentos analgésicos después de la cirugía.

La nueva declaración científica ofrece una perspectiva clínica sobre el diagnóstico y el tratamiento de la MINS, incluyendo una revisión de la definición, los factores de riesgo, la vigilancia sugerida y el pronóstico.

"La MINS es grave a pesar de la ausencia de síntomas cardiacos habituales -afirma Kurt Ruetzler, presidente del grupo de redacción de la declaración científica y médico anestesista de la Clínica Cleveland (Estados Unidos)-. La vigilancia de la troponina después de la cirugía ayudará a identificar el MINS, proporcionando así la oportunidad de iniciar el tratamiento y el seguimiento adecuado".

Además, las personas que se someten a una intervención quirúrgica de urgencia tienen entre 2 y 3 veces más probabilidades de sufrir una MINS. Varios tipos de cirugía también se asocian a un mayor riesgo de MINS, como los procedimientos vasculares y la cirugía abdominal general.

Los adultos con mayor riesgo de MINS pueden necesitar modificaciones en los cuidados antes, durante y después de la cirugía. Antes de la cirugía, una evaluación preoperatoria del riesgo de MINS y la medición de los niveles de troponina preoperatorios pueden ayudar a identificar a las personas con alto riesgo y de sufrir eventos cardiovasculares.

Tras el diagnóstico de MINS, puede ser necesaria una evaluación por parte de un cardiólogo o internista y pruebas cardiacas adicionales para diagnosticar y determinar la gravedad del daño cardiaco. Los pacientes con MINS también pueden beneficiarse del control de la frecuencia cardiaca y la presión arterial, incluyendo la consideración de medicamentos apropiados e intervenciones en el estilo de vida, como dejar de fumar, asesoramiento sobre dieta y nutrición, reducción del estrés y actividad física regular de intensidad moderada. También se aconseja optimizar el control de otros factores de riesgo cardiovascular, como la diabetes tipo 2.

"Las personas que desarrollan MINS siguen teniendo un alto riesgo de sufrir eventos cardiovasculares y muerte durante años después de la cirugía y, por tanto, requieren un seguimiento estrecho tras el alta hospitalaria", señala Ruetzler.

"Es necesario realizar más investigaciones para determinar los mecanismos específicos del síndrome de dificultad respiratoria, de modo que puedan desarrollarse terapias específicas –concluye este especialista-. Los esfuerzos para mejorar el reconocimiento y la comprensión de la MINS mejorarán en última instancia los resultados para las personas después de la cirugía no cardiaca".

Referencia: Circulation. 2021;CIR0000000000001024. doi:10.1161/CIR.0000000000001024

Noticias relaccionadas

Un estudio muestra que de los pacientes con determinación de troponinas positiva, sólo un tercio tiene diagnóstico de infarto de miocardio que desencadena en SCA.
Las mujeres suelen presentar niveles máximos de esta proteína más bajos que los hombres, lo que contribuye al infradiagnóstico y, por tanto, al tratamiento incorrecto de esta patología.
Un estudio del Hospital de Sant Pau muestra que el pico de esta proteína en los primeros tres días después de la cirugía se asocia con la mortalidad a 30 días.
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?