Información de la revista

Un generador de nanopartículas podría cambiar el tratamiento del cáncer de mama metastásico

Compartir

JANO.es · 15 marzo 2016 00:20

Esta nueva estrategia permite el paso secuencial de las barreras biológicas para transportar el agente farmacológico al núcleo del cáncer.

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Metodista de Houston, en Estados Unidos, puede haber reformulado el tratamiento del cáncer de mama triple negativo metastásico al crear un fármaco que elimina con éxito las metástasis pulmonares en ratones, como se detalla en un artículo publicado en Nature Biotechnology.

La nanotecnología del Instituto Metodista de Houston e investigadores del cáncer han desarrollado un fármaco que genera nanopartículas dentro de las metástasis pulmonares en ratones. En este estudio, el 50% de los ratones tratados con el fármaco no tenía ningún rastro de la enfermedad metastásica después de ocho meses, lo que equivale a cerca de 24 años de supervivencia a largo plazo posteriores a la enfermedad metastásica para los seres humanos.

Debido a los propios mecanismos de defensa del organismo, la mayoría de los fármacos contra el cáncer son absorbidos por el tejido sano causando efectos secundarios negativos y sólo una parte del fármaco administrado alcanza realmente el tumor, por lo que es menos eficaz, apunta Mauro Ferrari, presidente y director ejecutivo del Instituto de Investigación Metodista de Houston.

Esta nueva estrategia de tratamiento permite el paso secuencial de las barreras biológicas para transportar el agente de tratamiento al núcleo del cáncer. El fármaco activo sólo se libera en el interior del núcleo de la célula de la enfermedad metastásica, evitando el mecanismo de resistencia a múltiples fármacos de las células cancerosas. Esta estrategia mata de manera efectiva el tumor y proporciona un beneficio terapéutico significativo en todos los ratones, incluyendo la supervivencia a largo plazo en la mitad de los animales.

Este hallazgo se produce 20 años después de que Ferrari comenzara su trabajo en la nanomedicina. Ferrari y Haifa Shen son co-autores de alto nivel del artículo, que describe la acción del generador de nanopartículas inyectables (INPG, por sus siglas en inglés), y cómo un complejo método de transporte de una nano-versión de un medicamento de quimioterapia estándar llevó a resultados nunca antes vistos en modelos de ratones con cáncer de mama triple negativo que habían hecho metástasis a los pulmones.

"Esto puede sonar a ciencia ficción, como si hubiéramos penetrado y destruído la Estrella de la Muerte, pero lo que hemos descubierto es transformacional. Hemos inventado un método que en realidad fabrica las nanopartículas dentro del cáncer y libera las partículas de fármaco en el sitio del núcleo celular. Con este generador de nanopartículas inyectables, hemos sido capaces de hacer lo que los medicamentos estándar de quimioterapia, las vacunas, la radiación y otras nanopartículas no han podido hacer", subraya Ferrari.

Doxorrubicina

El Instituto Metodista de Houston ha desarrollado buenas prácticas de fabricación (GMP, por sus siglas en inglés) para este fármaco y planea acelerar la investigación para obtener aprobación de la agencia norteamericana del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) y comenzar los estudios de seguridad y eficacia en humanos en 2017.

El equipo de esta investigación empleó doxorrubicina, un agente terapéutico del cáncer que se ha utilizado durante décadas, pero tiene efectos secundarios adversos en el corazón y no es un tratamiento eficaz contra la enfermedad metastásica. En este estudio, la doxorrubicina se empaquetó dentro del generador de nanopartículas inyectable que está hecho de muchos componentes.

Cada componente tiene una función específica y esencial en el proceso de administración del fármaco. El primero es el material de silicio nanoporoso que se degrada de forma natural en el cuerpo y el segundo es un polímero compuesto de varios hilos que contienen doxorrubicina. Una vez dentro del tumor, el material de silicio se degrada, liberando las hebras.

Gracias a las fuerzas termodinámicas naturales, estas hebras se enrosca para formar nanopartículas que son absorbidas por las células cancerosas. Una vez dentro de las células cancerosas, el ácido pH cercano al núcleo hace que el fármaco sea liberado de las nanopartículas. En el interior del núcleo, el medicamento activo actúa para matar la célula.

Los autores tienen la esperanza de que este nuevo fármaco podría ayudar a los médicos a curar el cáncer de pulmón metastásico desde otros lugares y, posiblemente, el cáncer de pulmón primario también.

Webs relaccionadas

Nature Biotechnology (2016); doi:10.1038/nbt.3506

Noticias relaccionadas

Los participantes en las II jornadas multidisciplinarias sobre esta dolencia subrayan la necesidad de aumentar los medios humanos y técnicos asignados a las unidades de consejo genético en España.
Un estudio idetnifica cómo las células cancerosas controlan una proteína receptora llamada EPHA2 para salir de los vasos.
La gestante, de 44 años, fue diagnosticada de un tumor mamario en octubre de 2009, con 37 años.
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.