Información de la revista

Un estudio del IMIM demuestra que no todo el colesterol HDL es benéfico

Compartir

JANO.ES · 25 febrero 2021 00:00

El trabajo pone de relieve que las partículas grandes se asocian a un incremento del riesgo de infarto de miocardio, mientras que las pequeñas lo reducen.

El HDL colesterol (colesterol ligado a lipoproteínas de alta densidad) o colesterol bueno se asocia a un menor riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares al transportar el colesterol depositado en las arterias al hígado para su eliminación. Al contrario que el llamado colesterol malo, LDL (colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad), que provoca la acumulación del colesterol en las arterias e incrementa el riesgo cardiovascular. Así como los fármacos que reducen el colesterol malo reducen el riesgo cardiovascular, los que aumentan el colesterol bueno no han demostrado ser eficaces para reducir el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares. esta paradoja ha cuestionado la relación entre el colesterol bueno y el riesgo cardiovascular, y actualmente los investigadores estudian las características de estas partículas de colesterol HDL o bueno.

En este sentido, un estudio liderado por el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), que publica la revista Metabolism Clinical and Experimental, ha demostrado que no todo el colesterol bueno es saludable. En este trabajo también han participado investigadores del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), del CIBER de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), así como del Hospital Clínic-IDIBAPS, del IDIBELL, del Institut de Recerca de l¿Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.

En este trabajo, los investigadores han analizado características genéticas que determinan el tamaño de las partículas de colesterol bueno, y, posteriormente, han estudiado su relación con el riesgo de presentar un infarto de miocardio. La conclusión es que aquellas características genéticas asociadas a la generación de partículas de colesterol bueno grandes tenían una relación directa con un riesgo más grande de infarto, mientras que las características genéticas asociadas a partículas de colesterol bueno pequeñas se relacionaban con un menor riesgo de infarto. "Hay una relación causal positiva entre el tamaño de las partículas del HDL colesterol y el riesgo de infarto, por lo tanto, tenemos que conseguir incrementar los niveles de colesterol bueno en sangre, pero siempre en partículas pequeñas", ha apuntado el investigador principal del estudio, el Dr. Robert Elosua, coordinador del Grupo de investigación en Epidemiología y Genética cardiovascular del IMIM-Hospital del Mar, del CIBERCV y de la Universitat de Vic ¿ Universitat Central de Catalunya (UVic-UCC).

Las partículas de colesterol bueno son más efectivas a la hora de trasladar el colesterol al hígado para su eliminación. "Si tenemos que hacer alguna cosa con el HDL, es incrementar el número de partículas pequeñas, que son las que realizan de forma adecuada la función de eliminar el colesterol, las que realmente lo trasladan al hígado para su eliminación y no permiten que se acumule en las arterias y provoque enfermedades cardiovasculares", apunta el Dr. Álvaro Hernáez, investigador del IDIBAPS y CIBEROBN.

Actualmente no existen fármacos que incrementen los niveles de colesterol bueno y reduzcan el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares. "Este estudio pone de relieve nuevas y potenciales dianas terapéuticas en el campo de las enfermedades cardiovasculares, como diversos genes relacionados con los aspectos cualitativos de las partículas de HDL, que pueden contribuir a la prevención cardiovascular", concluye el Dr. Albert Prats, investigador del Grupo de investigación en Epidemiología y Genética cardiovascular del IMIM-Hospital del Mar y primer firmante del trabajo.

Webs relaccionadas

Metabolism (2020); doi: 10.1016/j.metabol.2020.154351

Noticias relaccionadas

Investigadores del CIBERDEM del IIB Sant Pau identifican los mecanismos por los que las lipoproteínas que transportan el colesterol HDL pierden su capacidad cardioprotectora en estos pacientes.
El estudio WOSCOPS sugiere, asimismo, prescribir el fármaco a individuos con niveles por encima de 155 mg/dl.
Un elevado porcentaje de pacientes con hipercolesterolemia familiar menores de 18 años no alcanza los objetivos terapéuticos recomendados de colesterol LDL
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.