Publique en esta revista
Información de la revista

Se aprueba en España Tremfya, una terapia biológica para la artritis psoriásica

Compartir

Europa Press · 23 junio 2022 11:00

Guselkumab es un inhibidor selectivo de la interleucina 23 (IL)-23 que ya está autorizado en España desde febrero de 2019 para el tratamiento de la psoriasis en placas de moderada a grave.


  • Artritis psoriásica.

La firma Janssen ha anunciado que ya está disponible en España Tremfya (guselkumab), en monoterapia o en combinación con metotrexato, para pacientes adultos con artritis psoriásica que han tenido una respuesta inadecuada o han sido intolerantes a un tratamiento previo con un fármaco antirreumático modificador de la enfermedad.

Guselkumab es un inhibidor selectivo de la interleucina 23 (IL)-23 que ya está autorizado en España desde febrero de 2019 para el tratamiento de la psoriasis en placas de moderada a grave.

Con esta autorización, el fármaco se convierte en el primero de su clase autorizado actualmente tanto para el tratamiento de la artritis psoriásica como de la psoriasis en placas de moderada a grave, dos enfermedades inflamatorias que comparten mecanismos de acción relacionados con las mismas citoquinas inflamatorias que están detrás de la inflamación cutánea y articular.

La artritis psoriásica es una patología inflamatoria inmunitaria crónica y multifactorial, que se caracteriza principalmente por el dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones periféricas, entesitis (dolor donde concurren el hueso, el tendón y el ligamento), dactilitis (inflamación grave de las articulaciones de los dedos de las manos y de los pies), enfermedad en articulaciones axiales y lesiones cutáneas asociadas a la psoriasis.

Así, esta nueva indicación en artritis psoriásica está basada en los resultados de los ensayos 'Discover-1' y 'Discover-2', que han mostrado respuestas sólidas en el ámbito articular y cutáneo durante dos años.

Guselkumab es el primer anticuerpo monoclonal que inhibe selectivamente la subunidad p19 de la interleucina 23 (IL)-23, frenando su interacción con el receptor de IL-23, un elemento clave en la progresión de las enfermedades inflamatorias inmunomediadas.

"El largo recorrido de Guselkumab en dermatología supone una garantía sobre su perfil de seguridad que ahora estamos satisfechos de poder extender también al ámbito de la Reumatología", ha señalado en rueda de prensa la directora médica de Janssen España, Henar Hevia.

Por su parte, Juan Carlos Torre Alonso, reumatólogo y catedrático de Medicina en la Universidad de Oviedo, ha incidido en el carácter heterogéneo y complejo de la artritis psoriásica, sobre todo por la diferente presentación fenotípica, a la que se añaden otras comorbilidades que pueden presentar los pacientes y que pueden dificultar la elección del tratamiento más adecuado.

De hecho, se calcula que más de la mitad de los pacientes con artritis psoriásica tienen otro diagnóstico asociado, como osteoporosis, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad cardiovascular o depresión.

"Es una enfermedad compleja y heterogénea, con muchos dominios (la artritis periférica, la entesitis, la dactilitis y la forma axial, además de las manifestaciones cutáneas), y guselkumab ha demostrado, como fármaco innovador, eficacia en todos los dominios de la enfermedad y seguridad en los ensayos clínicos", ha detallado el experto.

De hecho, continúa, "es eficaz en pacientes sin tratamiento previo, pero también en aquellos que han fracasado a terapia biológicas". Todo ello, afirma, ha reducido la progresión del daño estructural irreversible, algo común en estos pacientes.

Por otro lado, Pablo de la Cueva, presidente de la Sección Centro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, ha abundado en la importancia de la coordinación entre Dermatología y Reumatología para hacer un seguimiento estrecho en los pacientes con psoriasis "con el fin de identificar síntomas articulares que puedan derivar en una artritis psoriásica".

De hecho, en 8 de cada 10 pacientes, la afectación cutánea precede a la artritis psoriásica, "por lo que existe una clara relación entre ambas", ha explicado. "Además, el trabajo multidisciplinar aumenta el grado de satisfacción del paciente, lo que repercute también en una mayor adherencia y mejor control de la enfermedad", ha finalizado De la Cueva.

Por último, en cuanto a guselkumab, ha señalado que, tras varios años de experiencia en dermatología, se ha podido comprobar "su solidez, que proporciona muy buenas respuestas cutáneas mantenidas en el tiempo, junto con una seguridad que proporciona una gran tranquilidad a la hora de tratar a estos pacientes".

"La nueva indicación en artritis psoriásica supone un gran avance y los pacientes podrán beneficiarse de una elevada eficacia articular que se suma a los buenos resultados cutáneos a los que nos tiene acostumbrados el fármaco", finaliza De la Cueva.

Noticias relaccionadas

El mismo estudio concluye que un 62,7% de los pacientes que están siendo tratados actualmente con fármacos inhibidores del TNF en monoterapia, se encuentran en situación de MAE.
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?