Publique en esta revista
Información de la revista

Los profesionales de enfermería reclaman que se garanticen las condiciones de seguridad y salubridad en los grandes recintos de vacunación

Compartir

Satse · 27 mayo 2021 08:30

El sindicato Satse también pide que se cuente con una dotación suficiente de profesionales para poder continuar la inmunización con un ritmo óptimo en los próximos meses.

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha reclamado a las distintas administraciones sanitarias que garanticen las condiciones de seguridad y salubridad necesarias en los grandes recintos que se están utilizando para vacunar a la población contra la COVID-19, así como que cuenten con una "dotación suficiente de enfermeras para poder continuar con un ritmo óptimo en los próximos meses".

Una vez que se ha generalizado la utilización de grandes espacios, como polideportivos o pabellones y se prevé, además, un aumento progresivo del ritmo de vacunación, Satse reclama a través de un comunicado que "se extremen las medidas necesarias para que la ciudadanía acuda a ellos a vacunarse con todas las garantías y que los profesionales sanitarios que los atiendan puedan trabajar también en las condiciones necesarias".

En este sentido, la organización sindical subraya que, además de reunir las condiciones de seguridad y salubridad necesarias (distancias, ventilación, etc.), estos espacios "deben estar perfectamente aclimatados, dado que las temperaturas irán subiendo progresivamente como siempre ocurre con la llegada del verano y congregan a cientos de personas y profesionales a lo largo de extensas jornadas de todo un día".

De igual manera, afirma que deben estar "perfectamente preparados en caso de que alguna persona pueda sufrir una reacción adversa tras la administración de la vacuna y, en general, contar con una óptima organización, coordinación y logística para garantizar que se vacuna al mayor número de personas en el menor tiempo posible".

Al respecto, Satse denuncia que se han producido ya "algunos problemas puntuales en este tipo de espacios, como instalarse boxes con un espacio reducido o que se acumule el humo en algunos puntos en los que se vacuna a los ciudadanos sin que tengan que bajarse de sus vehículos".

Por otro lado, el sindicato de enfermería insiste en que todas las administraciones sanitarias deben contar con "las dotaciones suficientes de enfermeros para que se pueda ofrecer la atención necesaria en estos recintos y en los centros sanitarios en los que también se está vacunando sin necesidad de tener que reducir el resto de la actividad asistencial diaria que realizan estos profesionales sanitarios".

En este sentido, Satse insiste en que recurrir a grandes recintos "no debe hacerse sobrecargando de más trabajo a los enfermeros de los hospitales, centros de salud y otros centros sanitarios y sociosanitarios, sino reforzando las plantillas para que nuevos equipos de estos profesionales sanitarios puedan ocuparse de la administración de la vacuna en estos espacios".

Noticias relaccionadas

Las más frecuentes, según la AEMPS, son trastornos generales, como fiebre y dolor en la zona de vacunación; del sistema nervioso, como cefalea, mareo, y del sistema musculo-esquelético, como mialgia y artralgia.

Desde que comenzó la campaña de inmunización a finales de diciembre se han administrado en nuestro país más de 17 millones de dosis, lo que significa que más de un 25 por ciento de la población ya ha recibido alguna.

La proporción es la mitad de la media europea, según los últimos datos del Eurobarómetro, en los que también destaca que el 56 por ciento de la población de nuestro país desea ser vacunada cuanto antes.

Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?