Publique en esta revista
Información de la revista

Investigadores de Barcelona consideran la COVID-19 una infección estacional

Compartir

ISGlobal · 22 octubre 2021 08:30

Un estudio publicado en 'Nature Computational Science' muestra una correlación negativa entre la tasa de transmisión y la temperatura y humedad a nivel global, de forma similar a lo que ocurre con la gripe estacional.


  • SRAS-CoV-2.

Un nuevo estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) proporciona "evidencia sólida" de que la COVID-19 es una infección estacional asociada a temperatura y humedad bajas, similar a la gripe estacional.

Los resultados, publicados en Nature Computational Science, también subrayan la considerable contribución de la transmisión por aerosoles y la necesidad de adoptar medidas que promuevan la "higiene del aire".

Una pregunta clave con respecto al SARS-CoV-2 es si se está comportando o se comportará como un virus estacional similar al virus de la gripe o si se transmitirá con la misma intensidad a lo largo de todo el año.

Un primer estudio con modelos teóricos sugirió que el clima no era un factor importante, dado el gran número de personas susceptibles sin inmunidad previa contra el virus. Sin embargo, algunas observaciones sugerían que la propagación inicial del virus en China ocurrió en una latitud entre 30 y 50º N, con bajos niveles de humedad y temperaturas (entre 5 y 11 ºC).

"La cuestión de si la COVID-19 es una enfermedad realmente estacional se vuelve cada vez más importante, con implicaciones para la implementación de intervenciones efectivas", explica Xavier Rodó, director del programa de Clima y Salud de ISGlobal y coordinador del estudio.

Para contestar esta pregunta, él y su equipo analizaron en primer lugar la asociación de temperatura y humedad en la fase inicial de la propagación del virus en 162 países de cinco continentes, antes de que se implementaran cambios en el comportamiento y en las políticas de salud pública.

Los resultados muestran una correlación negativa entre la tasa de transmisión (Ro) y la temperatura y humedad a nivel global: mayores tasas de transmisión se asocian a temperaturas y humedad más bajas.

En segundo lugar, el equipo analizó la evolución de esta asociación entre clima y enfermedad a lo largo del tiempo, y si era consistente a diferentes escalas geográficas. Para ello, usaron un método estadístico que se diseñó específicamente para identificar patrones de variación parecidos (es decir, una herramienta de reconocimiento de patrones) en diferentes ventanas de tiempo.

De nuevo, encontraron una fuerte asociación negativa para pequeñas ventanas de tiempo entre número de casos y clima (temperatura y humedad), con patrones consistentes durante la primera, segunda y tercera olas de la pandemia y en diferentes escalas espaciales: globalmente, por países, por regiones en países fuertemente afectados (Lombardía, Thüringen, Cataluña), e incluso a nivel de ciudades (Barcelona).

Las primeras olas pandémicas menguaron al aumentar la temperatura y la humedad, y la segunda ola aumentó al disminuir la temperatura y la humedad. Sin embargo, este patrón se rompió durante el verano, en todos los continentes. "Esto podría deberse a varios factores, incluyendo concentraciones masivas de personas jóvenes, turismo y aire acondicionado, entre otros", apunta Alejandro Fontal, primer autor del estudio.

Cuando se adaptó el modelo para analizar correlaciones transitorias a todas las escalas en países del hemisferio sur, donde el virus llegó más tarde, se observó la misma correlación negativa. Los efectos del clima fueron más evidentes a temperaturas entre 12 y 18 ºC y niveles de humedad entre 4 y 12 g/m3, aunque el equipo investigador advierte que se trata de rangos indicativos, debido al tiempo limitado de registros.

Finalmente, usando un modelo epidemiológico, el estudio muestra que incorporar la temperatura en la tasa de transmisión funciona mejor para predecir la subida y bajada de las diferentes olas, particularmente la primera y la tercera en Europa. "El conjunto de nuestros resultados apoya la idea de que la COVID-19 es una infección verdaderamente estacional, similar a la gripe y los otros coronavirus del resfriado común", señala Rodó.

Esta estacionalidad podría contribuir de manera importante a la transmisión del SARS-CoV-2, ya que las condiciones bajas de humedad reducen el tamaño de los aerosoles y, por lo tanto, aumentan la transmisión aérea de virus estacionales como la gripe.

"Esta asociación justifica poner el énfasis en la 'higiene del aire' mediante una mejor ventilación de los espacios interiores, ya que los aerosoles pueden permanecer suspendidos durante más tiempo", concluye Rodó, quien subraya la necesidad de incluir parámetros meteorológicos en la planificación y evaluación de medidas de control.

Referencia: Nat Comput Sci. 2021;1,655–65. doi: 10.1038/s43588-021-00136-6

Noticias relaccionadas

La describe como la producida en individuos con antecedentes de infección por el SARS-CoV-2, generalmente tres meses tras la COVID-19, y con síntomas que duran al menos dos meses, no explicables por un diagnóstico alternativo.

Pediatras del País Vasco también advierten de que la dificultad para la atención presencial ha afectado al cumplimiento íntegro de los programas de vacunación infantil.

Para cumplir este objetivo se necesitarán al menos 11.000 millones de dosis y los costes para alcanzar ese 40 por ciento este año ascienden a 6.900 millones de euros, según el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?