Información de la revista

Diseñan una vacuna contra la leishmaniosis

Compartir

JANO.es · 25 marzo 2008 11:19

Desarrollada por el grupo de Parasitología del Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa"

Las leishmaniosis constituyen un amplio grupo de enfermedades causadas por parásitos protozoos intracelulares del género Leishmania, con cuadros clínicos y epidemiológicos diversos. Estos parásitos son transmitidos por un insecto díptero conocido como flebótomo (especie de mosquito), que actúa como vector y cuyo género varía en función del área geográfica considerada.
 
Las leishmaniosis humanas están distribuidas por todo el mundo y según datos procedentes de la OMS, la prevalencia de la enfermedad es de 12 millones de casos y actualmente amenaza a 350 millones de personas en 88 países diferentes, principalmente en zonas tropicales y subtropicales.
 
En España, la leishmaniosis canina constituye un problema en sí mismo, ya que cerca del 50% de los perros infectados desarrolla una sintomatología clínica que en la mayoría de los casos conduce a la muerte del animal, debido a la ineficacia de los métodos de tratamiento y a la toxicidad de sus efectos secundarios. Además, el perro doméstico está considerado como el principal reservorio de Leishmania infantum en la región mediterránea, desempeñando un papel clave en la transmisión del parásito a seres humanos a través del flebótomo.
 
Por otro lado, no hay que olvidar el actual incremento de casos de leishmaniosis humanas en individuos en fase avanzada de sida cuyas defensas inmunológicas están muy debilitadas. Aunque son poco frecuentes, también se han descrito recientemente casos de leishmaniosis en gatos y en especies equinas en varios países mediterráneos así como en otros sudamericanos.
 
Entre los factores determinantes del control de la enfermedad están la virulencia de la especie de Leishmania implicada, así como el nivel de inmunocompetencia y predisposición genética del hospedador. Atendiendo a los síntomas clínicos de la enfermedad, las leishmaniosis han sido clasificadas en 4 tipos: leishmaniosis visceral, cutánea, cutáneo-difusa y muco-cutánea.
 
Muchos de los componentes de Leishmania son invisibles al sistema inmunológico lo que permite al parásito evadir nuestras defensas antimicrobianas para lograr establecer la infección. Posteriormente, cuando el parásito comienza a diseminarse por nuestro organismo, otros de sus componentes -los patoantígenos- se hacen visibles al sistema inmunitario. Estos últimos tienen una gran importancia ya que están implicados en la generación de patología.
 
En este contexto, los trabajos realizados en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" (CSIC-UAM) por investigadores del grupo de Parasitología entre los que se encuentran los Dres. Javier Carrión y Carlos Alonso, se han centrado en el estudio de las histonas (proteínas responsables del empaquetamiento del ADN).
 
Como pone de manifiesto su último trabajo publicado durante el mes de febrero en la revista "Vaccine", las histonas son unos de los componentes más importantes de los que se vale el parásito para definir su grado de virulencia. Mediante el aislamiento de estos componentes y utilizando diversas metodologías del ámbito de la parasitología molecular, estos investigadores han desarrollado estrategias de inmunización que auguran un futuro prometedor en el ámbito de la vacunación frente a la leishmaniosis.

Webs relaccionadas

Centro de Biología Molecular Severo Ochoa

Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.