Información de la revista

Cuestionada la utilidad de los bloqueos paravertebrales como tratamiento del dolor crónico

Compartir

Newswise · 23 julio 2021 08:00

Investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria Lawson (Canadá) han publicado un estudio en el Canadian Journal of Pain que ha evaluado el uso de bloqueos paravertebrales (BPV) como tratamiento para el dolor crónico y su impacto en el uso de la atención sanitaria y la prescripción de opiáceos.

Los BPV pertenecen a un grupo más amplio de procedimientos conocidos como bloqueos nerviosos. Implican la inyección de fármacos alrededor de los nervios que salen de la columna vertebral, en diferentes lugares dependiendo del paciente y del dolor que está experimentando.

El uso regular de estos procedimientos ha sido cuestionado debido al alto coste y la evidencia limitada de su beneficio en la reducción del dolor crónico. Si bien se ha examinado su eficacia en los traumatismos, el dolor oncológico y la anestesia regional durante la cirugía, no se ha evaluado su uso en el dolor crónico, a pesar de su uso generalizado.

Este nuevo estudio encontró que 66.310 pacientes recibieron BPV entre julio de 2013 y marzo de 2018,  de los que 47.723 pacientes fueron incluidos en la investigación. En el año posterior al primer BPV de un paciente, hubo un aumento significativo en el número de visitas al médico. Con frecuencia se realizaron BPV adicionales después del primer tratamiento, y más del 26 por ciento de los pacientes recibieron un BPV 10 o más veces en un año, y casi el 8%  por ciento de los pacientes recibieron 30 o más. No se encontró ningún cambio general en la dosificación de opioides en el año posterior al inicio del BPV en comparación con el año anterior.

"El uso frecuente de BPV es habitual. El inicio del tratamiento con BPV se asocia a un marcado aumento de la utilización de la atención sanitaria, que incluye visitas al médico y otros procedimientos de inyección", explica el investigador Eldon Loh.

"Esperamos que a partir de este estudio se reevalúe el uso adecuado de los BPV y otras intervenciones contra el dolor para garantizar que el uso de los recursos sanitarios se gestione adecuadamente y consigamos el mejor resultado para los pacientes", concluye Loh.

Referencia: Can J Pain. 2021;5(1):130-138. Published 2021 Jun 30. doi:10.1080/24740527.2021.1929883

Noticias relaccionadas

Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?