Publique en esta revista
Información de la revista

Aceite de oliva y micobacterias mejoran el tratamiento del cáncer de vejiga

Compartir

JANO.es · 23 junio 2016 10:10

Investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona descubren cómo administrar la micobacteria M. brumae mediante una emulsión de aceite de oliva evita la formación de grumos y propicia que aquélla llegue a la vejiga.


  • Imágenes de la micobacteria M. brumae en una solución convencional (superior) y en una emulsión de aceite de oliva (inferior). Se observa cómo la emulsión de aceite de oliva reduce considerablemente la formación de grumos. / UAB

Investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona, ​​en colaboración con el Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC), encabezados por Esther Julián, profesora del departamento de Genética y Microbiología de la UAB, anunciaron el descubrimiento, el año pasado, de que las células de Mycobacterium brumae ofrecen una alternativa que mejora los tratamientos actuales para el cáncer de vejiga, como el BCG (inmunoterapia basada en el Mycobacterium bovis), que puede causar infecciones. 

Desde entonces, han buscado la manera de mejorar la actividad inmunoterapéutica de M. brumae mediante el diseño de emulsiones que puedan incrementar la homogeneidad y la estabilidad de las soluciones del micobacteria y, por tanto, su eficacia cuando se introducen en el cuerpo. 

Los expertos han encontrado la manera de reducir los grumos que se producen de manera natural cuando las células de micobacterias, con un alto contenido de lípidos en sus paredes, se introducen dentro de las soluciones acuosas que se utilizan generalmente para la instilación intravesicular -la aplicación directa del medicamento mediante gotero- en los pacientes de cáncer de vejiga. Esta formación de grumos puede interferir en la interacción entre las células micobacterianas y las células del organismo, y disminuir los efectos antitumorales. 

De entre todas las posibilidades analizadas, una emulsión basada en aceite de oliva ha sido la solución que ha inducido una respuesta inmune mejor tanto en los experimentos in vitro como in vivo, con ratones modelo de la enfermedad. El aceite de oliva preserva la viabilidad de la micobacteria, evita la formación de grumos y proporciona así unas condiciones favorables para que llegue a la vejiga. 

Para Esther Julián, "estos resultados subrayan el potencial de la emulsión basada en aceite de oliva como un vehículo muy prometedor para la administración del tratamiento de cáncer de vejiga con micobacterias". El trabajo, publicado recientemente en la revista Scientific Reports, del grupo Nature, se ha llevado a cabo por investigadores del departamento de Genética y Microbiología de la Facultad de Biociencias, del departamento de Medicina y Cirugía Animal en la Facultad de Veterinaria, y del Servicio de Microbiología de la UAB, junto con el grupo de Infecciones Bacterianas y Terapias antimicrobianas del IBEC, en Barcelona.

Webs relaccionadas

Scientific Reports (2016); doi:10.1038/srep27232

Noticias relaccionadas

A pesar de sus ventajas, la tasa de abandono del cateterismo intermitente sigue siendo demaisado alta.
Las inyecciones del agente experimental atezolizumab redujeron los tumores en al menos un 30% y detuvieron el crecimiento nuevo del tumor en 28 de 119 pacientes (el 24%).
Un estudio muestra que, además de la presión de llenado, en el proceso también son clave unas contracciones temporales del músculo de la vejiga que impulsan la actividad de los nervios aferentes.
Medicine

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.